fbpx
Site logo

Diagnóstico del Virus de Papiloma Humano (VPH)

El Virus del papiloma humano o VPH es un virus que se contagia en su mayoría por vía sexual. Diversas investigaciones han mostrado que existen más de 200 subtipos, que dependiendo de cuál sea, puede producir daño al ser humano o no. Te platicamos más sobre este virus, cuáles son las pruebas para su diagnóstico.

Vacuna contra Virus de Papiloma Humano (VPH)

Como te hemos dicho existen muchos subtipos de VPH, y los investigadores se han dado a la tarea de identificar cuáles de ellos son los que pueden producir enfermedades. Es así como estos 200 subtipos se han clasificado en dos grupos principales. El primero de ellos es son los de bajo riesgo, es decir, aquellos que al contagiarse producen verrugas. Son los subtipos 6 y 11 los más conocidos, ya que son los causantes de las verrugas genitales.

Como segundo gran grupo tenemos a los más de alto riesgo. En ellos se encuentran los subtipos que pueden producir distintos tipos de cáncer, los más peligrosos son los subtipos 16 y 18. Ambos son causantes de más del 70% de los casos de cáncer cervicouterino en el mundo. Sin embargo, no es el único tipo de cáncer que pueden producir estos y otros subtipos peligrosos, también pueden causar cáncer en las distintas partes del área genital, ano, faringe y en la cavidad bucal.

¿Qué síntomas produce el VPH?

El VPH no causa síntomas reconocibles tras un contagio. Cuando hablamos de verrugas genitales, es hasta que salen en el área genital que te darás cuenta. Sin embargo, la persona no siempre las notará, ya que las verrugas pueden salir en el interior de la vagina o el ano. Son zonas que no podemos observar, así que se pueden pasar por alto en un inicio, y es hasta que se han extendido a más áreas que podrás darte cuenta de ellas.

Con los VPH de alto riesgo pasa algo similar, pero con repercusiones graves. El virus es totalmente asintomático, es hasta que la persona presenta síntomas de cáncer que el médico puede sospechar, que como posible origen del cáncer, hubo previamente un contagio por VPH.

Infografía de síntomas del Virus de Papiloma Humano (VPH)

Pruebas para detectar VPH

Con el VPH de bajo riesgo, al presentar las verrugas, tendrás que acudir con el médico (ginecólogo o urólogo). Él tomará una biopsia, es decir, cortará un pequeño pedazo de tejido de las verrugas para analizarlas. Una vez se tengan los resultados y se haya confirmando que se trate de verrugas producidas por VPH, te hablará de posibles tratamientos como la crioterapia o terapia con láser.

En cuanto a los tipos de VPH de alto riesgo, la OMS solo aprueba tres tipos de pruebas:

Pruebas de detección temprana

Son análisis especializados donde se toma una muestra con una especie de cepillo, ya sea del cérvix o de la uretra en el pene. Posteriormente se analizan las muestras utilizando técnicas de biología molecular, para identificar si hay presencia del material genético del virus. Pueden encontrarlas con el nombre de: Pruebas de PCR para VPH.

Solo hay que tener en consideración ciertos puntos con estas pruebas. El estar contagiado del virus no siempre representa un riesgo, en gran parte de los casos el cuerpo será capaz de eliminar al virus en un plazo de 2 años, siempre y cuando no haya un re contagio.

 

El tener sexo sin condón y un alto número de parejas sexuales, favorece que el cuerpo de la persona no sea capaz de eliminar el virus y que por lo tanto el virus haga el suficiente daño para producir cáncer. Por lo tanto, estas pruebas se recomiendan especialmente en mujeres mayores de 30 años, o desde los 21 años para personas inmunosuprimidas.

Al no existir una cura para el VPH, estas pruebas solo permiten evitar más contagios de VPH concientizando a los pacientes con el uso del condón y realizando pruebas posteriores para determinar si el cuerpo ha podido eliminar al virus. O bien, permite al médico reforzar los esfuerzos por la detección temprana de anormalidades en el cérvix con las pruebas de las que hablaremos a continuación.

Prueba de ácido acético

Esta prueba se hace al acudir al ginecólogo. Consiste en que tu estarás en posición ginecológica, posteriormente el médico colocará el espéculo o pato para abrir tu cavidad vaginal. Por último, utilizando unas pinzas y un algodón empapado de la solución de ácido acético, el médico empapará tu cérvix y lo observará. Si presenta machas blancas, será un indicativo de que existen lesiones por el VPH.

Dependiendo del daño observado, te realizará más pruebas para determinar que tan grave es el daño causado por el VPH.

Papanicolaou o citología

La citología cervical consiste en que te pondrás en posición ginecológica, y el médico colocará el espéculo, tomará una muestra del cérvix con un cepillo especial. Esta prueba no es dolorosa, su objetivo es tomar una muestra de las células de tu cuello uterino.

Diagnóstico del VPH

Las células serán analizadas por un especialista (patólogo), para determinar si ha encontrado células anormales y en qué grado. El objetivo de esta prueba es encontrar células anormales, pero en los inicios, antes de que se vuelvan cancerígenas. Si el especialista las encuentra, te realizarán una biopsia para confirmar.

Con los resultados de ambos análisis, el médico puede indicarte el aumentar las visitas ginecológicas para observar cómo vas evolucionando. En el momento indicado, te hablarán de tratamientos que tienen el objetivo de eliminar estas células anormales y evitar el cáncer. Dentro de estos tratamientos está la criocirugía, la conización, el láser o la electrocirugía, en casos más graves recurrirán a la extracción completa del útero.   

Comments