fbpx
Site logo

Qué es el Síndrome de Ovario Poliquístico y cómo afecta a la fertilidad

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno endócrino que en gran parte de los casos puede provocar infertilidad. A pesar de esto, existen varios tratamientos con los que se puede lograr el embarazo.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una disfunción endocrino-metabólica que afecta del 4 al 10% de la población femenina en edad reproductiva, de ellas, el 40% presentarán problemas de infertilidad. Es la causa endocrina más común de infertilidad debido a que dificulta o inhibe la ovulación. Es un factor de riesgo para la diabetes mellitus tipo II, enfermedades cardiovasculares, cáncer de endometrio y mama. Durante el embarazo las mujeres con este trastorno presentarán complicaciones como mayor probabilidad de aborto espontáneo, diabetes gestacional, preclampsia, partos prematuros, macrosomía fetal y bajo peso en el recién nacido.

 Qué es el Síndrome de Ovario Poliquístico y cómo afecta a la fertilidad

Aún no se conoce en su totalidad las causas que generan la aparición del SOP. Se sabe que en las personas que lo padecen existen alteraciones en múltiples genes, entre ellos los relacionados con la secreción de andrógenos y la resistencia a insulina. También pueden influir los hábitos de vida como la alimentación y la actividad física.

El Síndrome de Ovario Poliquístico es la principal causa de esterilidad femenina

El SOP es la principal causa de esterilidad femenina por trastornos ovulatorios. El Síndrome de Ovario Poliquístico se genera por múltiples alteraciones hormonales

El SOP se desarrolla por múltiples factores, dentro de los más importantes están la alteración en la producción de dos hormonas: andrógenos e insulina. Los andrógenos son hormonas sexuales consideradas masculinas, un ejemplo de estos es la testosterona. La mujer también produce andrógenos pero en menor cantidad que el hombre. Parte de ellos se produce en el ovario y participan en la producción de estradiol, crecimiento de vello, producción sebácea y ósea, así como en diversas funciones sexuales. Por otro lado se sabe que la insulina, otra hormona, participa en la producción de testosterona en el ovario.

Cuando una mujer ha desarrollado el SOP, los ovarios pueden producir una cantidad mayor de andrógenos (hiperandrogenismo) debido a una alteración en una enzima que se encarga de su producción. De igual forma,  la mujer también podría tener una resistencia a la insulina afectando la captación muscular de glucosa. Los altos niveles de glucosa en la sangre estimulan la secreción pancreática de insulina para compensar este defecto. El aumento de la insulina aumentará la producción de andrógenos en el ovario. Las mujeres con SOP pueden presentar una de estas anomalías o ambas.

El exceso de andrógenos provocará:

  • Hirsutismo, que es el crecimiento de vello de forma excesiva y con patrón masculino.
  • Alteraciones menstruales o disfunción ovárica debido a alteraciones hormonales.

Esto provocará oligomenorrea (menos de 9 períodos menstruales por año), amenorrea o anovulación.
Se pueden forman quistes en el ovario. Estos quistes se llenan de líquido alcanzando gran tamaño y obstruyendo la ovulación.
Si la mujer tiene sobrepeso u obesidad los problemas aumentarán ya que esta enfermedad también altera la producción de andrógenos.

Síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico

El SOP puede ser difícil de detectar ya que los síntomas son variables, dependerán de la edad y la persona, en muchas ocasiones se detecta hasta que la mujer tiene problemas para embarazarse. Dentro de los síntomas más característicos están:

  • Ciclos menstruales irregulares o amenorrea.
  • Hirsutismo.
  • Acné.
  • Alopecia o caída de pelo.
  • Obesidad o dificultad para bajar de peso.
  • Oscurecimiento de la piel en los pliegues del cuello, ingle y debajo de los senos.
  • Infertilidad.

El diagnóstico es importante

El diagnóstico es importante ya que el SOP puede confundirse con otras enfermedades

Los criterios médicos que se utilizan para el diagnóstico del SOP establecen que se tienen que confirmar al menos dos de los siguientes puntos: Oligoovulación/anovulación, hiperandrogenismo y ovarios poliquísticos.

La ovulación poco frecuente o su ausencia se verán reflejadas en ciclos menstruales irregulares o en amenorrea, pero no es un criterio definitivo, ya que el 20% de las mujeres con SOP tienen ciclos menstruales regulares. También será necesario realizar estudios hormonales para detectar el hiperandrogenismo y otras alteraciones. Por último se tienen que realizar ecografías para confirmar que los ovarios tienen la morfología típica del SOP y que los ovarios presentan múltiples quistes.

El diagnóstico es muy importante ya que en base a este se proporcionará el tratamiento para disminuir los síntomas y prevenir las enfermedades relacionadas con él. Además, el diagnóstico también permitirá que los especialistas en fertilidad establezcan el tratamiento adecuado para lograr el embarazo en caso de que la mujer presente problemas de infertilidad.

Tratamiento para el Síndrome de Ovario Poliquístico

Antes de empezar cualquier tratamiento se deben de descartar otro tipo de enfermedades que tienen síntomas similares al SOP. Estas enfermedades pueden ser:

Ovarios poliquísticos. Es la presencia de microquistes en los ovarios, pero no existe una alteración en la producción hormonal.

  • Hiperplasia suprarrenal congénita. Es un trastorno hormonal hereditario en el que la persona produce una alta cantidad de andrógenos por una insuficiencia de las glándulas suprarrenales.
  • Hipotiroidismo primario. Es una enfermedad caracterizada por la disminución en la producción hormonal por parte de la glándula tiroides. También se ven afectadas las hormonas sexuales.
  • Falla ovárica prematura. Es la pérdida de la función ovárica en mujeres menores de 40. Uno de sus principales síntomas son los desajustes hormonales y la anovulación.
  • Acromegalia. Es una enfermedad caracterizada por una secreción excesiva de hormona de crecimiento. También provoca una producción excesiva de andrógenos.
  • Síndrome de Cushing. Es un trastorno provocado cuando el cuerpo se expone a niveles altos de la hormona cortisol. Incrementa los niveles de andrógenos.
  • Hiperprolactinemia. Trastorno en el que la persona tiene un nivel anormalmente alto de la hormona prolactina en la sangre. Provoca problemas de ovulación.

Existen múltiples tratamientos para lograr el embarazo

La alimentación y el ejercicio serán muy importantes para cualquier tipo de tratamiento que se quiera ofrecer. Se les recomendará a las mujeres acudir con un nutriólogo para que puedan asesorarlas con la dieta adecuada.

dieta saludable y deporte

El tratamiento más común está basado en la ingesta de pastillas anticonceptivas para reducir la secreción ovárica de andrógenos. Cuando exista un problema de resistencia a la insulina el medicamento más utilizado es la metformina  que disminuye los niveles de insulina y andrógenos. En algunos casos este tipo de tratamientos más el cambio en el estilo de vida permitirá mejorar la función hormonal y metabólica para lograr un embarazo de manera natural.

En los casos un poco más complicados, se tendrá que estimular la ovulación o realizar una inseminación artificial. Las mujeres con SOP necesitan protocolos especiales de estimulación ovárica porque son más propensas a desarrollar el síndrome de hiperestimulación ovárica.