fbpx
Site logo

¿Qué son las Infecciones de Transmisión Sexual?

Hay muchos tipos de Infecciones de Transmisión Sexual también conocidas como ITS, es importante que las conozcas para que aprendas a cuidarte de ellas. También debes conocer sus síntomas y dónde realizarte las pruebas, para que en caso de que te contagies con una, sepas qué hacer.

Las ITS, son enfermedades que principalmente se contagian por contacto sexual, es decir, teniendo relaciones sexuales vía vaginal, anal u oral. Es importante prevenirlas y tratarlas porque producen otros daños a la salud que pueden ser realmente serios, más adelante te hablaremos sobre ellos.

Infecciones de transmisión sexual

¿Cuáles son las Infecciones de Transmisión Sexual más comunes?

Las ITS pueden ser producidas por bacterias, hongos, virus o parásitos. Las más comunes son:

  • Clamidia
  • Herpes Genital
  • VPH-cáncer
  • VPH- verrugas
  • Gonorrea
  • VIH / SIDA
  • Cistitis, vaginitis, uretritis y proctitis
  • Ladillas
  • Sarna
  • Sífilis
  • Candidiasis
  • Tricomoniasis
  • Hepatitis

¿Cuáles son los síntomas mas comunes de las ITS?

Algunos de los síntomas que pueden producir son:

  • Comezón o irritación en el área genital.
  • Ardor al orinar.
  • Flujo o secreciones con color distinto al normal y olor desagradable.
  • Dolor al tener relaciones sexuales o al eyacular.
  • Cuando el contagio se dio por tener sexo oral, puedes presentar síntomas de infección en los ojos, así como molestias en la garganta que inicialmente confundiste con “gripe” pero que no ceden.
  • Cuando el contagio se dio por tener relaciones sexuales vía anal, gran parte de las molestas las tendrás en esta zona.
Síntomas de las infecciones de transmisión sexual

Estos síntomas son los más comunes, pero no los únicos, hay enfermedades en las que pueden aparecerte llagas, ronchas o verrugas, entre otros síntomas. Otras ITS son asintomáticas, como la clamidia, no presentarás ninguna molestia, desafortunadamente no es hasta que tienes problemas de salud más serios a causa de la infección que te das cuenta del contagio.

¿Cómo puedo evitar un contagio de una ITS?

Por ahí escucharás que la abstinencia es una la forma más segura, pero seamos realistas, tú tienes derecho a vivir y disfrutar de tu vida sexual. La mejor opción es actuar con responsabilidad, por lo que el uso adecuado del condón como método anticonceptivo, es lo más adecuado. Por uso correcto nos referimos a colocar el condón desde el inicio de la relación sexual, antes de la penetración, y conservarlo hasta el final.

En el caso de que tengas sexo oral, puedes utilizar el condón, o láminas de látex para evitar el contacto directo. También debes de tener prácticas higiénicas correctas, como el no utilizar la ropa interior o toalla de baño de alguien más o lavar perfectamente juguetes sexuales y no compartirlos.

Para complementar estas medidas debes de hacerte las pruebas de detección de manera periódica. ¿Vas a iniciar una relación sentimental? Este también es un buen momento para que ambos se hagan las pruebas y tengan mayor confianza como pareja.

Infografía de como usar el Condón

¿Cuándo debo de hacerme una prueba de ITS?

  • Cuando tengas síntomas.
  • Si tuviste relacione sexuales sin condón, sobre todo si fue con una persona de alto riesgo (sexoservidoras).
  • De manera periódica. Nos gusta confiar en las personas, pero no podemos saber si nuestras parejas sexuales han sido realmente honestas con nosotros, es por eso que aunque tengas una relación formal o hayas tenido pocas parejas, deberás de hacerte pruebas cada cierto tiempo.
  • Cuando planeas embarazarte. Si ya estás embarazada, deberás de hacerte las pruebas lo antes posible.
  • En caso de violación.

¿A dónde puedo acudir para realizarme las pruebas?

Puedes acudir a laboratorios clínicos y realizarte la prueba que quieras. Sin embargo, la recomendación que te hacemos es que acudas a alguna clínica o institución, del gobierno o privada, para que siempre recibas la asesoría adecuada. Si solo acudes a un laboratorio y la prueba da positivo, es posible que experimentes muchos sentimientos encontrados y que el miedo te haga creer que no tienes alternativas.

Al acudir a consulta en las clínicas ginecológicas, el médico te realizará un cuestionario para tener tu historial médico y de salud sexual. Si tienes algún síntoma, al describírselo, podrá indicarte qué ITS es la más probable que padezcas y por lo tanto que te hagan las pruebas que necesitas.

En caso de salir positiva te darán toda la información necesaria, e iniciarás el tratamiento adecuado. Además, en muchas clínicas ginecológicas te ofrecen entre sus servicios paquetes donde te realizan pruebas para varias ITS a un costo especial.

¿Cómo se hacen las pruebas?

Puedes realizarte pruebas clínicas que son de cultivo en un laboratorio. En estas generalmente se toma una muestra con hisopo de la zona (vagina, ano, uretra del pene) y se analizan, los resultados se obtienen uno o varios días después. De igual forma, hay pruebas especiales para cuando la infección se localiza en la garganta o boca.

Sin embargo, lo más común es que te realicen pruebas rápidas. Estas consisten en pincharte el dedo con una aguja muy fina que permita que te salga una gota de sangre. La muestra se deposita en unas plaquitas que tienen una tira reactiva, en cuestión de 5 minutos tendrás el resultado. Una línea es negativo, dos líneas es positivo.

Por último, existen empresas que te envían kits para que tomes las muestras en tu casa. Posteriormente pasa un mensajero por ellas y en cuestión de 24 horas te mandan los resultados. Es una buena opción, pero mucho más cara que acudir a una clínica o laboratorio.

Por último te recordamos que al dar positivo en alguna prueba es tu responsabilidad notificar a tus parejas sexuales para que se hagan las pruebas.

¿Cuál es el tratamiento?

Todas las ITS producidas por bacterias, hongos o parásitos son curables, y en general el tratamiento es muy sencillo. La automedicación en estas enfermedades es de las peores ideas que puedes tener, ya que no solo está en juego tu salud, sino la de tus parejas sexuales.

Las enfermedades víricas son más difíciles de tratar, hay otras que no son curables, como con el caso del VIH o el Herpes. El médico te hablará de las terapias alternativas con retrovirales, que en el caso del VIH tendrás que tomar por el resto de tu vida.

¿Qué pasa si tengo una ITS y no me atiendo?

Se hace mucho énfasis en identificar estas enfermedades porque están relacionadas con diversos problemas de salud. Muchas de ellas producen esterilidad al no ser tratadas, otras como el VIH producen una muerte prematura y una baja calidad de vida.

Otras como la sífilis puede producir daños neuronales. Además, también pueden producir problemas durante el embarazo, como una mayor probabilidad de aborto, daños fetales, o infecciones en recién nacidos.

Por eso la importancia de acudir a consultas ginecológicas periódicas donde pueden detectar y prevenir enfermedades como el cáncer de cérvix o de mama.