fbpx
Site logo

Si estoy menstruando, ¿me puede revisar el ginecólogo?

Parte muy importante de la salud de las mujeres, es la salud reproductiva, se debe acudir anualmente al ginecólogo/a para una revisión completa. Esta revisión permite la identificación de diferentes problemas de salud a tiempo de evitar complicaciones.

En que consiste una revisión ginecológica

La revisión ginecológica incluye una historia clínica en la cual el médico pregunta sobre antecedente familiar y personales de enfermedad, cirugías y alergias. Y dependiendo de cada paciente es como se lleva a cabo la revisión. En aquellas pacientes que aún no han iniciado su vida sexual puede realizar un ultrasonido a través del abdomen para ver que el útero y ovarios sean normales.

Cuando ya se han tenido relaciones sexuales la revisión incluye una inspección genital para ver que no existan lesiones a simple vista, el ultrasonido se efectúa vía vaginal (permite una mejor valoración del útero y ovarios) y se debe tomar un estudio de Papanicolaou cada año.

En que consiste una revisión ginecológica

Para la toma del estudio de Papanicolaou se coloca un espejo vaginal, el cual permite separar las paredes vaginales para observar el cuello uterino. Se toma una muestra de células del cuello con un cepillito especial.

El estudio de Papanicolaou sirve para buscar infección por virus del Papiloma Humano, este virus no da síntomas y es el causante directo del cáncer cervicouterino. Es un virus de transmisión sexual, el hombre es portador y no presenta lesiones ni síntomas.

Cuando el virus se trasmite a la mujer puede causar verrugas en la piel de los genitales o la vagina, los cuales se pueden identificar fácilmente a través de la inspección. El problema es que cuando se aloja en el cérvix, no forma lesiones. Solo mediante la revisión de las células al microscopio con una tinción especial es que se pueden identificar los cambios que produce el virus del Papiloma.

estudio de Papanicolaou

Si el virus del Papiloma se identifica en las etapas tempranas de infección, antes de convertirse en cáncer invasivo, el quitar la zona afecta por diversas técnicas, es curativo y evita la extensión del cáncer.

Dado que el cáncer cervicouterino es la segunda de muerte por cáncer en las mujeres mexicanas es que las campañas de detección han tenido tanto auge. Hace apenas unos años, cuando el Papanicolaou no se practicaba a todas las mujeres, este cáncer era la principal causa de muerte por cáncer.

Para tomar el Papanicolaou es necesario que la mujer acuda a consulta en ciertas condiciones. No se debe realizar durante la menstruación ya que no permite ver adecuadamente las células por la presencia de sangre, no se deben haber tenido relaciones sexuales en las 24 horas antes del estudio y preferentemente no se deben infecciones al momento.

El ultrasonido transvaginal también se debe realizar cada año. El ultrasonido permite la visualización de los genitales internos. Puede además dar información sobre el estado de fertilidad de la mujer.

A diferencia del Papanicolaou el mejor momento para realizar el ultrasonido es durante la menstruación. Los primeros días del ciclo menstrual los niveles hormonales son muy bajos, en este punto tanto los ovarios como el endometrio están libres de la influencia hormonal, lo que permite su evaluación en estado basal.

En el útero se debe valorar el tamaño, la presencia de tumores en cualquiera de sus tres capas, se debe evaluar el endometrio y el cuello uterino. La valoración del endometrio que es la capa más interna es importante, para efectuarse se debe tomar en cuenta el día del ciclo en que se encuentra la mujer, el mejor momento para su estudio es el día dos al 5 del ciclo.

Los ovarios deben medirse y se debe contar el número de folículos antrales al momento del estudio. Además, se deben buscar tumores en los ovarios, pueden ser desde quistes simples hasta tumores sólidos o algunos con características sospechosas de malignidad.

En caso de identificar alteraciones con el ultrasonido puede llegar a ser necesario solicitar estudios adicionales de sangre o de imagen como una resonancia magnética.

La exploración durante la menstruación puede llegar a ser molesta, en la mayoría de los casos las pacientes prefieren revisarse cuando no hay sangrado. Las mujeres que requieren valoración por sangrados anormales o aquellas con infertilidad deben comprobarse durante el periodo menstrual. De lo contrario, se puede realizar la revisión en cualquier momento.

Otros estudios específicos como la toma de cultivos en caso de tener una infección vaginal también requieren que la mujer no se encuentre sangrando. Cuando se va a requerir un estudio especial se debe avisar a la paciente para diferirlo hasta que termine su periodo menstrual.

Fuente: Plannedparenhood